Monday, 31 July 2017

To the bone (Hasta los huesos)


Si estás interesado en participar en nuestro estudio de investigación sobre TOC,  por favor pincha aquí




If  you are interested in taking part in our research study about OCD, please click here


Resultado de imagen de to the bone imagenesA veces  escribo sobre alguna película, obra de teatro o serie a la que encuentro interés desde un punto de vista psicológico, este post va a ser uno de esos. En este caso te quiero hablar de una serie muy reciente que trata el problema de la anorexia nerviosa y que  por lo poco que he podido ver hasta ahora (llevo un capítulo) parece ser que vale la pena y cuando digo "vale la pena" me refiero a que refleja el problema de forma realista. Una jaula no deja de serlo porque sus barrotes  brillen. Sigue siendo una jaula. Por esto mismo, por su realismo y crudeza, es posible que en determinados momentos a alguno de nosotros se nos pueda hacer difícil verla, todo depende de lo cerca que te toque o te haya tocado el problema. La serie en cuestión se llama To the Bone (Hasta los huesos)

Ya te he hablado en anteriores ocasiones de la anorexia y su tratamiento. La terapia con  personas que padecen este problema es especialmente difícil porque la mayoría de veces vienen obligadas y no son conscientes del problema, al ser un trastorno de tipo egosintónico (puedes recordar lo que significa esta palabreja aquí) el interés por la propia recuperación es mucho menor y en ocasiones inexistente. Este tema es el principal protagonista del primer capítulo: la falta de interés en la propia recuperación. Por mucho que nuestros familiares, parejas, amigos.... nos apoyen y nos motiven, si un@ mism@ no está por la labor, eso no sale adelante. No hay absolutamente nada que hacer. Y a veces, por desgracia, uno ha de tocar fondo para poder empezar de nuevo. Esto es un punto que caracteriza especialmente a las personas con este problema de alimentación en concreto. Para ser más exacta, las personas con este problema sí que quieren cambiar el infierno en el que viven pero no quieren/pueden pasar por el proceso que implica ese cambio, que empieza por comer. 

La posición de la familia de una persona con este trastorno está bastante bien reflejada en la serie (todo lo bien reflejada que pueda estar en un capítulo). Se observa algo importante: el vuelco  hacia la paciente en un primer momento y como el mismo comportamiento de la paciente y su desinterés en hacer nada para recuperarse van  agotando las energías de la familia y ésta va mezclando intentos de ayuda con resignación. Uno no quiere rendirse, no quiere ver dejar a su hij@ matarse de hambre pero el ser humano tiene un límite, incluídos los padres. Pero esto a veces solo se llega a entender con paso el tiempo, que nos da una perspectiva más realista de la vida y de la naturaleza humana.

También refleja los factores predisponentes y el desencadenantes. Los primeros son lo que van abonando el terreno, poco a poco se van sumando sin que te des cuenta y haciéndote más vulnerable. En este caso  presentan ciertos cambios  importantes a nivel familiar (no daré más detalles para no estropearte la serie) como factores predisponentes y también ciertos aspectos de personalidad de la protagonista. El desencadenante, que también lo presentan de forma muy clara, podríamos decir que es el que hace que todo estalle.  Digamos que es como si tuviéramos un petardo y un mechero y poco a poco los fueramos acercando uno al otro (predisponentes) y al final, cuando la mecha del petardo y el mechero ya se están tocando, encendemos el mechero (desencadenante). Éste es otro punto a favor de la serie porque el espectador puede entender que las cosas no surgen de la nada, que en psicología 2+2 no necesariamente dan 4 y que es el cúmulo de diferentes factores los que llevan a la persona a lo más profundo del abismo.

En este primer capítulo también  destacan las manifestaciones más típicas y sus consecuencias: el infrapeso, la obsesión por el peso/comida/silueta, ser una calculadora humana de calorías, el exceso de deporte hasta acabar con el último suspiro que a uno le quede, el lanugo, los mareos y desmayos, el uso de laxantes, vómitos,  usar ropa ancha  y muchas capas, abandono de estudios/trabajo, aislamiento social, problemas familiares (distanciamiento emocional, discusiones, aislamiento...) Todo esto es lo que se ve pero lo peor es justamente aquello que  es intangible, lo que nadie ve: la soledad y la desesperación en su máximo exponente. Y todo lo que ello conlleva. 

La anorexia se lo lleva todo: primero te roba tu cuerpo, luego  tu sonrisa, para continuar con tus ilusiones, tus objetivos, tus sueños y acaba quitándote las ganas de vivir. Te convierte en otra persona, en la peor versión de ti mism@.  Literalmente, aquí no hay metáforas que valgan. El primer capítulo refleja exactamente esto, por eso lo recomiendo en este blog pero... a pequeñas dosis.










Con posibilidad de terapia on-line




Únete a nuestro grupo en Facebook
Sara LLorens Aguilar
sllorens@cop.es
www.profesionaldelapsicologia.es

No comments:

Post a Comment